Allá lejos y hace tiempo… mis comienzos como usuario Linux

Luego de varios años de uso de Sistemas Operativos propietarios (entiéndase MS) como entorno de Escritorio, un buen día se me cruzó la idea de probar con Linux. Por un lado, me atraía el concepto de que algo libre y que me podía bajar gratuitamente de Internet, pudiera reemplazar al ya conocido Windows. Por el otro, las características de seguridad y estabilidad que tanto habia escuchado de Linux hasta ese entonces hacían que valga la pena el esfuerzo de aprender, o al menos de conocer un poco este mundo.

Como diseñador y desarrollador de software ya me había encontrado en algunas situaciones en las que tenía interactuar con sistemas de la familia de Unix (RedHat, Solaris, Debian), pero siempre partiendo de sistemas ya instalados, totalmente configurados, y sobre todo, usados como servidores (lo cual implica acceso remoto, uso de la consola, equipos muy potentes, ectétera). Pero hasta el momento, nunca había tenido mi propia distro instalada en mi propia PC, y mucho menos había usado alguna distro por mas de 20 minutos y con fines generales (en vez de específicos y puntuales).

Luego de tomar la decisión, comencé a descubrir que la cantidad de distribuciones existentes eran realmente muchas, y la verdad, no tenía ni idea de cual me convenía. Pero con un poco de investigación y algunas charlas con amigos linuxeros, llegué a la conclusión de que una distro Live-CD era una buena opción; y en ese momento, Knoppix era una de las maravillas de la creación. Así fue como, allá por el año 2001, descargué la imagen, quemé un CD y booteé bajo Linux en mi propia PC (procesador de 800 Mhz, 128 MB RAM). Lo primero que me llamó la atención fue como semejante cantidad de aplicaciones cabían en un solo CD, junto a los drivers de todos los componentes de mi PC. No podía creer que habia instalado todo perfectamente, y casi automáticamente. Pero lo bueno duró poco, ya que mi lectora de CDs no era realmente muy rápida, y la PC en general no cooperaba demasiado. Esto hizo que decidiera instalarla en el disco duro. Y aquí cambió la historia.

La instalación fue realmente sencilla (simplemente necesité escribir un comando y la instalación comenzó enseguida). Mi principal miedo eran los datos de la partición NTFS, pero gracias a la magia del gestor de arranque LILO y al particionador personalizado que me ofrecía esa versión de Knoppix, los fantasmas desaparecieron rapidamente. Nuevamente, la interacción con el usuario fue mínima, y la instalación asombrosamente rápida.

Con el Sistema Operativo ya instalado, comencé a investigar un poco, principalmente para saber si podría seguir haciendo lo mismo que hacía hasta el momento con MS Windows, y descubrí que esto no era tan así. Instalar un programa no era lo mismo, comenzaron a aparecer términos como compilar, gestor de paquetes y actualizaciones, librerías y dependencias, y muchos otros. Y sumado a esto, no conocía cuales eran las versiones Linux de mis viejos programas Windows. Debo confesar que en un principio me desilusioné un poco; las cosas no eran tan simples como pensaba, los programas no eran iguales, ni en variedad, ni en cantidad, ni en funcionalidad, al menos los que encontré instalados. Y la instalación de los mismos variaba de distribución en distribución y de programa en programa. Pero por suerte, en la variedad está lo bueno. Y lo bueno estaba por llegar.

Al comentarle mis inquietudes a distintos usuarios de Linux (cabe aquí aclarar la importancia de la comunidad de usuarios Linux, su predisposición y generosidad, y la cantidad de información existente en los foros en Internet), comenzaron las recomendaciones de distros mas completas y principalmente, mas “user-friendly”. Fue así como comencé a probar varias distribuciones, como Mandrake 9.2, Red Hat 9 y Suse. De todas ellas, Mandrake 9.2 fue la que mas me agradó, tanto por la cantidad de herramientas de configuración gráficas (tan necesarias para un usuario que viene del mundo Windows) como por la facilidad de uso, la velocidad y la estabilidad (me han comentado que esto no era asi con versiones anteriores de Mandrake, cosa que jamás he podido comprobar). Una de las cosas que mas me agradó de estas distribuciones eran sus versiones del Panel de Control de Windows, como ser Mandrake Control Center en Mandrake Centro de Control (YAST) en Suse, que hacian que la configuración del sistema sea realmente sencilla, intuitiva y principalmente, gráfica. Y que solucionar la mayoría de los problemas de drivers que pudieran surgir sea una tarea realmente simple.

Mandriva 10 Control Center

Mandriva 10 Control Center


Instalación de programas al instante.

A esta altura del partido, ya tenía conocimiento de muchos programas Linux que servían para reemplazar a las versiones Windows, y estaba acostumbrado a utilizar muchos de ellos, con lo cual podía usar mi Mandrake (aquí pasó a llamarse Mandriva Linux) casi sin ningún problema. Pero la intriga y la necesidad de saber más siempre está presente. Quería instalar otras aplicaciones, de ser posible al mejor estilo Windows (entiéndase, con algo tan simple como un doble clic). Si bien sabía de la existencia de los rpms o instaladores similares, generalmente me aparecían mensajes de error informandome de problemas de dependencias o cosas similares. Pero luego de leer (nuevamente) varios foros, descubrí que las distribuciones modernas utilizan programas que permiten realizar instalaciones de aplicaciones, ya sea que están en el CD de instalación o incluso en algun lugar en Internet. En el caso de Mandriva, esta herramienta se llama urpmi, y la verdad hasta el día de hoy no deja de asombrarme. Existen otras herramientas en otras distros, como el famoso apt-get , cuyas prestaciones son muy similares.
Aprender a utilizar URPMI desde consola (Mandriva incluye también un instalador de paquetes gráfico) fue realmente sencillo; simplemente escribiendo urpmi programa se instalaba mi programa. Caben aquí dos observaciones: primero había actualizado los repositorios, indicándole a Mandriva que no busque los paquetes en los CDs sino que lo haga desde directorios web (se hace de la manera mas simple, con el comando urpmi.update nombreRepositorio direccionDelRepositorio). Así fue como comencé a probar distintas aplicaciones, para ver cuáles paquetes encontraba y cuáles no; asombrosamente, encontré todo lo que necesitaba: java, eclipse, apache, php, mysql, xmms, el gimp, quanta, DIA, firefox, thunderbird, OpenOffice, Webmin, Samba, etcétera. Y todos en su última versión.
La ventaja de la instalación de paquetes de manera sencilla y transparente me abrió muchos caminos nuevos. Por ejemplo, antes instalaba la distribución con la configuración por defecto para escritorio y desarrollo, lo cual determinaba que si bien iba a tener todo lo que necesitaba, también tendría una gran cantidad de paquetes y programas que no necesitaba, y solo ocupaban recursos de mi sistema. Ahora, al instalar localmente, simplemente instalo la red y herramientas para consola. A partir de allí, comienzo con un gestor de ventanas básico, navegador web, herramientas para desarrollo, herramientas multimedia, servidor de bases de datos, web server, intérpretes, compiladores, etcétera. Esto hizo que mi sistema sea mucho más liviano y, por consiguiente, más rápido y con mejor aprovechamiento de los recursos locales.

La cosa cambio bastante…

Hoy por hoy, la cosa es muy diferente. Las distros de Linux han mejorado notablemente, sobre todo aquellas orientadas al escritorio. Ubuntu ha crecido de manera asombrosa, Fedora (ya sin el Core) innova constantemente, Mandriva es perfecta para cualquiera sin conocimientos (aunque no deja de ser buenisima para usuarios avanzados), OpenSuse es realmente increible… y salieron hijos de varias de estas distribuciones que mejoran en uno u otro aspecto.
Ademas, hay mas documentacion, ayuda en linea, foros, blogs (como este😉 ) y tanto mas… Que bueno que es esto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: